Argentina: ¿Cuándo aparecerán los Kirchner?

zkisn.jpg

  SANTA CRUZ

¿CUÁNDO APARECERÁN LOS KIRCHNER? 

Por Ignacio Fidanza 

El sentido común, la solidaridad no parecen caber en el diccionario de las decisiones del matrimonio presidencial.  

Luego de que pasaran más de 12 horas desde que su íntimo amigo y operador todo terreno Daniel Varizat atropellara con instinto homicida a una columna de manifestantes, Néstor y Cristina Kirchner siguen sin aparecer.  

El más mínimo sentido del decoro ya tendría que haber motivado una declaración de repudio de este matrimonio y en especial de la candidata Cristina, que se llenaba la boca condenando la “violencia”. Parece que como en los 70 que tanto gusta ensalzar la Casa Rosada, la violencia que se impugna es sólo la de los otros. 

Al igual que a esta altura ya empieza a hacerse tarde para una obligada visita al hospital de Río Gallegos para interiorizarse sobre el estado de los heridos y llevarles acaso una palabra de consuelo.

Lo mínimo que podría esperarse de gente que conduce un país y que se supone interesada en el bienestar de su pueblo. 

Decadencia profunda del matrimonio Kirchner que se refugia en el silencio, los custodios armados y las calles valladas, muy lejos del imaginario rol de líderes amados por su pueblo, que los publicistas oficiales intentan vender en afiches de campaña pagados con el dinero del Estado, y retocados con photoshop en la frivolidad vacua de imaginar la política como la venta de un shampoo. 

Sorprende también el profundo silencio de la mayoría de las organizaciones de Derechos Humanos, las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, los piqueteros oficialistas, las centrales obreras y todas las organizaciones y líderes sociales y progresistas que suelen acompañar con entusiasmo los discursos “combativos” del poder, sin mostrar-hasta ahora- la misma aguerrida voluntad para denunciar sus instintos más homicidas, como el que expresó Varizat. 

No se ha visto hasta aquí, a los líderes de estas expresiones volando de urgencia a Santa Cruz para marchar en la primera línea de las movilizaciones de trabajadores, como lo hacían hace no mucho tiempo cada vez que un conflicto social desembocaba en represión.

Se ve que la solidaridad con los que resisten tiene sus selectividades. No hablemos ya de la sugestiva falta de condena que reciben de esos mismos sectores la desaforada cadena de hechos de corrupción que ofrece día a día el kirchnerismo, con valijas, bolsas y otras expresiones de su voracidad por el único interés que verdaderamente los conmueve: la acumulación de dinero. 

La imbecilidad de los estrategas oficiales repite por estas horas una receta desgastada, refugiarse en el silencio hasta que “pasen las olas” del desafortunado episodio.  

Regir las cámaras, las explicaciones, todo contacto con la sociedad y aguantar como aquel que se refugia en un sótano oscuro hasta que pasen las bombas. Estrategia autista que ya fracasó en Cromañón y que ahora se replica. Negación de la realidad que se suele acompañar con desaforadas presiones a la prensa –vía la combinación miserable de promesas de pauta y amenazas de retiro de la misma-.

Operación micropolítica de negociar en lo posible ubicaciones marginales en tapas de los diarios, en portales de noticias y en noticieros. Reducir todo lo posible la difusión de la noticia si esta ya es tan grave que directamente no se puede ignorar. 

Misma estrategia cauterizante que se aplica a la justicia, maniobrando para dilatar investigaciones, diluir responsabilidades y sobre todo, evitar las certezas, las definiciones, y lo más grave, los fallos.

Al menos, mientras sigan en el poder. Después se verá. Dinero para exilios “académicos” o para comprar buenos abogados no les va a faltar. Hay aquí un patrón común de los últimos gobiernos. 

La atropellada de una costosa camioneta Grand Cherokee 4X4 -símbolo inequívoco del supuestamente repudiado menemismo, replicado y agigantado en sus peores rasgos-, sobre una masa de humildes trabajadores que se manifestaban pacíficamente, no puede ser más gráfica.

La marcha atrás sobre los cuerpos caídos, dice demasiado sobre las intenciones reales de los kirchneristas que hoy detentan el poder. Infausto día para el kirchnerismo este 17 de agosto que en la simbología de los jugadores se asocia a la desgracia, en el que dos de sus facetas más repudiables quedaron brutalmente expuestas. 

 Fue en este nuevo aniversario del fallecimiento general José de San Martín que comenzó el juicio contra Lilita Carrió, una mujer que con un sentido común que no abunda en el poder, se preguntó porqué los que denuncian la corrupción y los asesinatos apañados por el poder están en el banquillo de los acusados, mientras los Julio de Vido, Claudio Uberti, Fulvio Madaro, Alberto Fernández, Romina Picolotti y siguen las firmas, gozan de la impunidad. 

Fue en esta fecha que un hombre del círculo más íntimo del kirchnerismo mostró su verdadero rostro de desprecio y miedo homicida ante los reclamos de la gente que trabaja para sobrevivir.  

Algunos jueces y fiscales al igual que cierta prensa oficialista suman día a día motivos para futuros bochornos.

Nada nuevo, pero aunque más no sea para probar el sabor de la novedad, podrían empezar a matizar su docilidad ante el poder, ahora que es más fácil, ahora que inició, no ya un descascaramiento, sino una franca desbarrancada.   

Anuncios

~ por d8xw en agosto 20, 2007.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: