UN EX ASESOR DE LA SENADORA DIANA CONTI LA DENUNCIA POR EXTORSION

diana.jpg

TEXTO DE LA DENUNCIA: PROMUEVE QUERELLA 

Señor Juez: BRUNO BIMBI, por mi propio derecho, con domicilio real en Barrio Núñez, torre 4 piso 7 departamento B, partido de Avellaneda, provincia de Buenos Aires; con el patrocinio letrado del Dr. Mariano Eduardo Becerra, (Tº 86 Fº 103 CPACF, CUIT 20-24114252-4, Caja Provisional Abogados Pcia. de Buenos Aires, legajo 076726-6*03), constituyendo domicilio procesal en Teodoro García 2335, 2º, “A” Capital Federal, a V.S. me presento y respetuosamente digo: 

   I. OBJETO                                                                                                                                                                       Que Que en legal tiempo y forma vengo a promover querella por el delito de extorsión (art. 168 del código Penal) contra la Senadora Nacional DIANA BEATRIZ CONTI, con base en los hechos que seguidamente se exponen.   II. HECHOS            

En el mes de julio de 2004 comencé a trabajar como asesor legislativo y “Jefe de Prensa” de la Senadora Nacional Dra. Diana Beatriz Conti.  

         En el mes de noviembre llegaron los recibos de sueldo a la oficina.  Pablo Iglesias me hizo entrega de mi recibo para que lo firmara de conformidad.  En dicho recibo, número de orden 2543, constaba que debía percibir la suma de $ 5.429 (pesos cinco mil cuatrocientos veintinueve), correspondientes a los meses de septiembre, octubre y noviembre, liquidados en forma conjunta.  

Al enterarme del monto total que iba a cobrar, comencé a planificar el pago de deudas contraídas durante el periodo en que estuve desempleado y la solución de problemas personales que arrastraba de esos seis meses en los que estuve sin trabajo.  

Entre otras cosas, me comuniqué con el Banco Credicoop a fin de saldar una deuda que tenía por una tarjeta de crédito Cabal.

Me atendió si mal no recuerdo una mujer de nombre Marcela, quien me informó que sin calcular intereses la deuda era de $ 750 (pesos setecientos cincuenta) y que si pagaba la totalidad en efectivo en un solo pago, teniendo en cuenta que le informé que iba a cobrar un retroactivo que me permitiría hacerlo, no me cobrarían intereses.  También avisé a amigos a los que les debía dinero que les iba a pagar, y le ofrecí a otro (Emiliano Ramírez) que estaba en graves problemas económicos prestarle entre 1.000 y 2.000 pesos.  

Por otra parte, y teniendo en cuenta que a partir de entonces comenzaría a cobrar $ 1.800 (pesos mil ochocientos) al mes, comencé a averiguar precios de departamentos en alquiler para irme a vivir solo; empecé a prepararme para rendir un examen que tengo pendiente en la facultad ya que con ese sueldo podría pagar nuevamente las cuotas del lugar donde estudiaba (Nueva Escuela de Diseño y Comunicación) y había tenido que dejar por falta de dinero par a solventar la carrera; y también empecé a trabajar junto con dos amigos en un proyecto para armar una revista, para cuyos primeros números pensaba invertir de mi bolsillo parte de los costos de imprenta.  

En los primeros días de diciembre, concurro a la oficina y me avisan que está mi cheque a disposición.

Como aún no tenía mi cuenta bancaria abierta, este primer pago me lo harían mediante un cheque.  

El cheque, el cual retiré de Tesorería del Senado, como decía el recibo, era por la suma de $ 5.429 (pesos cinco mil cuatrocientos veintinueve).  

Cuando regreso con el cheque viene a mi oficina Federico López y me dice que debo ir al banco a cobrarlo, retirar de allí $700 (setecientos pesos) y entregarle el resto a Diana Conti; que Daniel Frabotta, otro de los empleados del despacho, me va a acompañar.  

Ante esa orden me quedé helado. No entendía nada. Daniel me acompañó al Banco Nación, a la sucursal que está cerca del Congreso, sobre Av. Callao.  

Prácticamente no hablamos una palabra, y Daniel notó mi preocupación y asombro por lo que estaba sucediendo.  

Fui a la oficina con Daniel y ni bien entré, Diana me llamó. 

Cuando entré a su despacho el diálogo fue más o menos así:          

—Sentate. ¿Cobraste?— preguntó Diana.            

—Sí, recién vengo del banco.          

—Bueno, dame la plata.            

—¿Cómo? ¿La plata que cobré te la tengo que dar?          

Sí, dale, apurate. Separás mil pesos y te los quedás. Ese es tu sueldo a partir de ahora.  Todos los meses hacemos lo mismo: cobrás, te quedás mil pesos y me das el resto para mí.            

 —¿Pero entonces te tengo que dar los otros cuatro mil cuatrocientos?       volví a preguntarle yo.          

 Sí, dale, apurate. — me dijo, y mientas yo contaba unas monedas de un peso que me habían dado en el banco como parte del pago me dice: —no, las monedas te las podés quedar.           

Ni bien terminó de guardar el dinero me dijo «Listo» y me miró con una expresión que me indicaba que ya me podía ir.         

Cuando estaba saliendo de la oficina, me mira y me pregunta “¿Pasa  algo?”, y yo antes de perder el control y terminar insultándola preferí decirle que no, e irme a mi oficina.         

 Es decir, para que quede claro: de los $5.400 que cobré, que eran parte de MI SUELDO, a mí me dejó $1.000 y los restantes $4.400 pesos se los quedó  Diana Conti.            

El texto completo de la denuncia está en: El número de expediente es el 25.243/05.

Anuncios

~ por d8xw en agosto 5, 2007.

Una respuesta to “UN EX ASESOR DE LA SENADORA DIANA CONTI LA DENUNCIA POR EXTORSION”

  1. jodete por gil, firmaste de ante manos, estabas de acuerdo desde el momento que firmaste ahora reclamale a gardel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: