EL “PISITO” DEL HERMANO DE PICOLOTTI

zafiches.jpg

El apellido Picolotti se ubica hoy en el centro de las miradas y las críticas. Tras las irregularidades detectadas y denunciadas en el plan de saneamiento del Riachuelo contra la secretaria de Medio Ambiente, Romina Picolotti. Juan, hermano de la secretaria y funcionario también en esa cartera, vivió en un departamento de Puerto Madero que cuesta 1.600 dólares mensuales de alquiler.  La investigación llevó a descubrir que Juan Picolotti, jefe de Gabinete de la Secretaría que conduce su sospechada hermana, vivía en las torres Le Parc del exclusivo Puerto Madero, donde con un sueldo señalado en 9 mil pesos raramente paga un costo mensual de alquiler de casi 6 mil. La nota señalaba con extrema precisión que Picolotti habitaba el departamento 4 del piso 12 en el edificio ubicado sobre la calle Azucena Villaflor, dato confirmado hoy por Clarín. El matutino porteño, además, informó que dos ex subsecretarios que trabajaron a su lado y otra funcionaria con acceso a la administración de la Secretaría lo señalan como uno de los más entusiastas usuarios de la plata depositada en ArgenINTA para pagar gastos personales. Estos gastos corresponderían a comidas para el funcionario y sus amigos en restaurantes caros de la City, Puerto Madero y Las Cañitas; facturas de hoteles, bebidas y hasta juegos de bowling.  Incluso, agrega que el funcionario se tuvo que mudar a otro piso, porque el dueño del 12 “4” le habría pedido que se fuera, por sus frecuentes y ruidosas fiestas, entre semana y hasta la madrugada, que muchas veces causaron largos retrasos y hasta cancelaciones en su agenda oficial matutina. La torre, estrenada hace cerca de un año, es una de las más lujosas y caras de todo el país, donde además reside el jefe de Gabinete Alberto Fernández, según advirtieron fuentes del lugar. Cuando se contactaron con Picolotti a su celular, quien nerviosamente desmintió esta información para luego esgrimir que “si publican eso aténganse a las consecuencias”.

Anuncios

~ por d8xw en julio 8, 2007.

Una respuesta to “EL “PISITO” DEL HERMANO DE PICOLOTTI”

  1. No serian extraños manejos, la Corporación Política en el Poder Público es “dueña” de manejar las partidas presupuestarias derivando mucho dinero público para gastos personales, multiplicar contratos de trabajo irregulares por montos desmedidos y hacer grandes compras sin muchos controles, porque la representatividad es en realidad una mascara que encubre un rígido feudalismo.
    No es un juicio de valor moral y ético, así conciben el poder donde la autoridad delegada por las elecciones es para ellos un legado divino, incluso sinceramente, creen que está metodología corrupta es su obligación.
    La Argentina, tiene una larga historia de esta visión cesarista, delegativa, se consideran a sí mismos la encarnación de la causa nacional, y consideran a las ciudadanas y ciudadanos no integrantes de la Corporación Política en el Poder Publico afuera de la comunidad nacional.
    De acuerdo a los tiempos que les toca en el turno histórico construyen una imagen de un movimiento que encarna los intereses nacionales y, por lo tanto, no admiten controles u oposiciones, salvo los que necesitan como “fachada” para adormecer cualquier intento y exigencia de rendir debidamente las cuentas.
    Esto fue y es claramente continuado en todos los turnos “representativos” con todas sus variantes y una característica central de esta concepción “representativa” es que quién quiera controlarlos es enemigo natural de las instituciones “representativas”.
    No quieren un Congreso autónomo, les molesta la Justicia independiente, y ni qué decir la Fiscalía, el ombusdman, las controladurías.
    La idea de la Corporación Política en el Poder Público, es que fueron elegidos y a partir de eso tienen la posibilidad, y hasta la obligación, de gobernar como mejor les parece, sin cortapisas, en el supuesto bien de todos.
    Y en virtud del sistema “democrático” se someten, de tanto en tanto entre los integrantes de la Corporación Política en el Poder Público, a elecciones razonablemente competitivas.
    Esto es lo que los separa del autoritarismo clásico.
    Es una concepción del poder político que en la Argentina tiene un arraigo muy fuerte y está encarnada en el feudalismo.
    Feudalismo que nadie de la Corporación Política en el Poder Público habrá de modificar.
    Los circunstanciales “opositores no permiten cuestionamientos sobre los indebidos gastos, dado que de ser elegidos para el poder les tocara a ellos proseguir con el saqueo.
    Atentamente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: